No se debe forzar la conversación para hablar del libro, sino de abrir un espacio para el diálogo.